30 de julio de 2021

Seven Days in June | Tia Williams

Seven Days in June
336 páginas
Precio: 19'98€ // 1'99€ (edición digital)
(no publicado en español)

S I N O P S I S
Eva Mercy es una madre soltera de Brooklyn y escritora de erótica de gran éxito, que se siente presionada por todos lados. Shane Hall es un autor solitario, enigmático y galardonado que, para sorpresa de todos, se presenta de pronto un día en en Nueva York.

Cuando Shane y Eva se encuentran inesperadamente en un evento literario las chispas saltan, levantando no solo los traumas pasados que creían ​​enterrados, sino también las cejas de los literatos negros de Nueva York. Lo que nadie sabe es que veinte años antes, los adolescentes Eva y Shane pasaron juntos una loca y tórrida semana y que estaban locamente enamorados. Pueden estar fingiendo que todo está bien ahora, pero no pueden negar su química, o el hecho de que desde entonces han estado escribiendo en secreto sobre ellos mismos en sus libros.

Durante los siguientes siete días, en medio de un caluroso verano en Brooklyn, Eva y Shane vuelven a conectar, pero Eva no está segura de cómo puede confiar en el hombre que le rompió el corazón y necesita que él se marche de Nueva York para que su vida pueda regresar a la normalidad. Pero antes de que Shane vuelva a desaparecer hay algunas preguntas que necesitan respuesta. . .

Con sus agudas observaciones de la vida negra y la condición de la maternidad moderna, así como las consecuencias de la falta de madre, Seven Days in June es a su vez humorístico, cálido y profundamente sensual.
Hoy traigo la reseña de un libro que no está traducido y del que no esperaba mucho pero que, sin embargo, me ha sorprendido gratamente. No sé porqué en principio creí que sería una lectura más bien sencilla, una comedia romántica entretenida, pero nada que ver. Aunque Seven Days in June tiene ciertos puntos de humor que provienen principalmente de sus protagonistas y de algunos secundarios, ha sido un libro mucho más profundo de lo que pensaba porque aborda temas sociales muy duros, cuestiones culturales, discriminación, salud mental y autolesiones.

Eva Mercy es una joven escritora de treinta y dos años, divorciada y madre de una adolescente de doce. La vida de la protagonista la ocupa su trabajo y su faceta como madre. No tiene tiempo para nada más o quizá no quiera que su corazón dañado vuelva a sufrir un desengaño y por eso solo se centra en sus libros y en su hija Audre.
Eva es la autora superventas de una serie de fantasía erótica llamada Cursed, que ha cosechado un tremendo éxito entre el público, y que trata sobre un vampiro de ojos dorados que se enamora de una joven llamada Gia.
En la actualidad, Eva no está pasando por su mejor momento. Por un lado, está muy contenta de que su serie haya alcanzado tanta popularidad e incluso se va a hacer una película basada en sus libros. Ella no sabe qué hacer y se siente mal ante la "sugerencia" de la productora del proyecto, que opina que los protagonistas deben ser blancos en lugar de negros como lo es la pareja que Eva ha creado en sus libros.
Por otro lado, está muerta de miedo al pensar en salir de su zona de confort e intentar explorar nuevos géneros para no encasillarse solo en un estilo concreto. 


Eva me ha parecido una mujer muy vulnerable y herida, pero también poseedora de una gran fuerza, determinación y tesón. Ha tenido una infancia y adolescencia terribles, marcada por una madre que básicamente nunca ejerció como tal y cuyos novios metía en casa cada dos por tres, para gran pesar de la protagonista, que tenía que soportar episodios de mucho terror y que a mí leyendo me han producido muchísimo asco y una gran pena por ella. Una cosa que me ha llamado mucho la atención sobre el personaje de Eva es su bondad, el hecho de que a pesar de que nunca se sintió querida por su madre, siempre trató de inculcar a su hija cierto respeto e incluso afecto por esa mujer. De hecho, Audre ha crecido con una imagen de su abuela un tanto dulcificada. Supongo que Eva no quiso empañar la infancia de su hija ni sus referentes con las carencias por las que ella misma pasó. 

Gracias a los flashbacks del pasado que la autora nos da la oportunidad de leer, vemos el sufrimiento que la actitud desnaturalizada de la madre de Eva causó en ella siendo tan solo una niña pequeña. A consecuencia de su infancia traumática, la protagonista arrastra serios problemas psicológicos desde entonces. No daré más detalles sobre todo esto, solo os diré que Tia Williams lo narra de modo que te hace partícipe de la escena que nos está contando y que, en mi caso, pude visualizar todo en mi mente y, por supuesto, empatizar con Eva hasta el punto de sentir una fuerte conexión con su personaje.
Ni que decir tiene que la madre de Eva me cayó fatal. La considero una mujer débil y la he odiado cada minuto y en cada uno de los recuerdos que se van intercalando durante la lectura. Me ha parecido muy desagradable la forma en que echaba cosas en cara a su hija cuando esta le sugería que tal vez fuera buena idea que dejara de traer amantes a casa. Sentí mucha lástima por Eva que siempre estuvo sola, ya que ni siquiera amigos logró hacer en su etapa de estudiante.

Shane es el protagonista masculino y también de él podría decir mil cosas. Me ha resultado un personaje adorable. Él tampoco lo tuvo nada fácil. Es huérfano y ha vivido en casas de acogida durante casi toda su infancia y juventud. Es un personaje complicado. Era un chico con problemas de conducta, que protagonizó algunos episodios agresivos en la escuela y que carga a sus espaldas con una mochila llena de graves adicciones.
Hoy día, Shane es profesor y también es un autor de renombre. Es un hombre atractivo que goza de una posición estable y lleva una vida ordenada, pero al que aún le escuecen las heridas del pasado. Es un personaje que me ha causado mucha ternura. Shane ha conseguido superarse, cambiar esa personalidad autodestructiva y ahora trata de ayudar a otros jóvenes que se encuentran perdidos.

Para mí, esta historia es de dos personas vulnerables y heridas, con una tremenda falta de amor, que se encuentran y mágicamente se enamoran durante siete días en junio, siendo apenas unos adolescentes. Cuando se conocen, ambos son conscientes de todo lo que está mal con ellos y del camino tan oscuro en el que se adentran, incluso podría decirse que la relación que mantienen es bastante tóxica, pero es que en ese momento eran incapaces de salir de esa espiral de destrucción. Además, es muy triste que tampoco recibieran la ayuda de nadie. Esa semana que pasan juntos los marca a los dos y no consiguen olvidarse, por mucho que intenten rehacer sus vidas cada uno por su lado.
Por otra parte, debo decir que a pesar de la naturaleza de su relación y las lamentables circunstancias que los rodean, yo he logrado sentir ese amor. Han conseguido transmitirme sus sentimientos, su dolor y sus alegrías también.

El libro tiene escenas muy sexis y apasionadas entre la pareja. No son abundantes ni demasiado explícitas (tampoco creo que más hubiese sido apropiado con la tónica de la historia), pero son bonitas y románticas, que para mí es lo más importante.

Me ha encantado el reencuentro de Shane y Eva. Ha sido emocionante y emotivo cuando vuelven a verse después de tantos años. Creo que la autora utiliza y desenvuelve con bastante acierto el cliché de las second chances. Los diálogos son muy agudos y buenos, y la autora los va entremezclando con mensajes de texto y e-mails, cosa que a mi parecer hace que la narración sea aún más ligera y cercana.
La historia va saltando del presente al pasado, pero de un modo que conecta y te va explicando con detalle cómo la pareja ha llegado al punto en el que se encuentra en la actualidad.
No estamos ante una lectura liviana, la historia que narra Tia Williams es muy intensa y, en ciertas partes, me ha dolido el corazoncito. Sobre todo cuando nos cuenta aspectos relacionados con los jóvenes negros, las dificultades que se ven obligados a enfrentar y lo terriblemente injusta que puede llegar a ser la vida para algunos de estos chicos. No puedo evitarlo, siento una debilidad especial por esa parte de la juventud que es tan vulnerable, que sufre, que se encuentra sola y expuesta a mil peligros (me pasa lo mismo con los abuelitos y abuelitas, me producen mucha ternura).

Me ha gustado mucho cómo la autora integra en la narración los distintos obstáculos que se les presenta a los protagonistas, tanto a nivel individual como a nivel pareja. No las usa para sacar la lágrima fácil, sino que las desarrolla con habilidad y consigue adherirlo a la historia de manera muy natural.
Luego, también nos habla de otros temas como las migrañas que padece Eva, un problema de salud un tanto "invisible", y cómo afectan su día a día hasta el punto de que Audre, siendo una niña, a menudo debe ocuparse de asuntos de adultos y tareas de madre, debido a la incapacidad de Eva. 
No he leído muchos libros donde se trate este tema y, como alguien que las sufre (no hasta imposibilitar el ejercicio de mis rutinas, pero sí sentirme fatal), me ha gustado que la autora quiera dar visibilidad a este tipo de dolencia.
Otras cuestiones que se plantean son el sexismo presente en el mundo editorial, las redes sociales y los fandom, y lo menospreciados que aún se encuentran los géneros romántico y erótico. Todos ellos me han parecido temas muy interesantes.

En cuanto a los secundarios, destaco a Audre, por supuesto. Me ha parecido una niña maravillosa, muy inteligente e ingeniosa, y super adorable. Y a CeCe, la editora, que también me ha caído estupendamente. Tia Williams la dibuja como un personaje perspicaz, con sentido del humor, que aporta momentos y diálogos muy ocurrentes.

En definitiva, Seven Days in June es una lectura que esconde entre sus páginas una historia de amor cuyos protagonistas poseen un pasado común desgarrador y tormentoso. Es una bonita historia de segundas oportunidades en la que la pareja tiene una evolución asombrosa y auténtica.

¡Hasta la próxima!

5 comentarios

  1. Después de tu pedazo de reseña me va a dar vergüenza publicar la mía, ya te lo digo, qué bien expresas todo!
    La verdad es que fue una lectura estupenda y muy sorprendente, yo también esperaba algo más ligero y me quedé loca con todas las cosas que toca, aunque sea de un modo superficial. Habrá que seguirle la pista a esta escritora!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! 🙈 ❤ Pues estoy deseando leer la tuya también, eh XD! La verdad es que es un libro que esconde mucho más de lo que aparenta y ha sido un gustazo haberlo leído juntas :)

      Besitos!

      Eliminar
  2. Me gustan este tipo de tramas en las que los personajes tienen un pasado que superar, es curioso ir viendo como van haciéndolo, no conocía este libro pero has captado mi atención =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí ha sido todo un descubrimiento tanto la historia como la autora. También como a ti, me suelen gustar ese tipo de personajes.
      Ya me cuentas si lo lees, ojalá te guste. Gracias por pasarte!

      Besos

      Eliminar
  3. Tiene muy buena pinta, la tendré en cuenta, aunque la portada no me mola mucho jejeje

    ResponderEliminar

Gracias por llegar hasta aquí ^^
Los comentarios dan vida al blog y nos alegran el día ☺ anímate y deja el tuyo.

Besinos ♥